Sostenibilidad y Arquitectura

Sostenibilidad y Arquitectura

arq-soste

El concepto de arquitectura sostenible se basa en el principio de desarrollo sostenible propuesto por las Naciones Unidas en el año de 1987 (Naciones Unidas, Our Common Future, 2009), es un término que describe la conciencia ambiental manejada por técnicas de diseño en la arquitectura.

Teniendo esto definido, la Arquitectura Sostenible es la que permite que el diseño de cualquier elemento urbano o arquitectónico respete las necesidades de las futuras generaciones, minimizando el consumo de energía, agua y residuos que generan los edificios o las ciudades (Edwards, 2009).

Por lo tanto un diseño arquitectónico sostenible es el que respeta los tres aspectos más importantes sobre el desarrollo sostenible que son: el impacto medioambiental, el impacto sociológico y el impacto económico. Teniendo como objetivo minimizar las huellas ecológicas que tiene el proyecto a lo largo de su vida útil.

Tomando esto como premisa, los arquitectos tenemos que utilizar varias herramientas para que nuestros diseños logren ser más sostenibles, teniendo presentes la necesidad de reducir nuestro impacto al máximo sin dejar de lado el confort y satisfacción de las necesidades del usuario (Olgyay, 2010).

La idea de la Arquitectura Sostenible trata de asegurar que las decisiones que tomemos como profesionales hoy, no afecten el futuro de las próximas generaciones, reduciendo al máximo el gasto energético, el consumo de agua y la gestión de los residuos de los edificios; desde su construcción hasta su demolición; considerando la energía incorporada en la producción de los materiales utilizados para la edificación, el desarrollo de la construcción, el uso, la demolición y reutilización de los materiales.

Tomando en consideración que “[…]la adaptación de los edificios al cambio climático exige el respeto de tres principios: la envolvente y la superficie ocupada por el edificio son fundamentales para su supervivencia a largo plazo , adaptabilidad y eficiencia energética; la calidad constructiva media debe de ser superior (mejor aislamiento, materiales de mayor calidad); deben preverse medios para mejorar el acondicionamiento de los edificios, en especial en refrigeración y consumo de energía renovable.” (Edwards, 2009).

La importancia de estos conceptos se basa en que el 26% del total de emisiones de CO2 emitidos alrededor del mundo lo generan los edificios, teniendo a su lado un 41% por la industria de producción de electricidad y 33% por el transporte  (U.S. Energy Information Administration, 2010). Por lo tanto, nuestro trabajo tiene impacto sobre ese 40%, teniendo en consideración que “[…] nuestra vida cotidiana gira alrededor de una gran variedad de construcciones: vivimos en casa, viajamos por carreteras, trabajamos en edificios de oficinas y nos relacionamiento en cafeterías y bares” (Edwards, 2009).

A su vez, hay que reflexionar que actualmente el 48% de la población mundial vive en frentes urbanos y para el 2030 esta cifra llegara al 60%, “Por primera vez en la historia mundial de la humanidad, en el año 2000 la población urbana superó a la población rural: de una población mundial de 6.200 millones de habitantes, es mayor el número de ellos que residen en las ciudades que en el campo” (Edwards, 2009). Por lo tanto, el concienciar sobre la manera en que se vive en estas ciudades y en estos edificios es muy importante para desarrollarnos de manera sostenible y  no poner en riesgo calidad de vida de las generaciones futuras  (Naciones Unidas_Habitat for a better urban future, 1978).

Consecuentemente, la arquitectura sostenible tiene como objetivo minimizar  el impacto negativo de los edificios en el medioambiente. Esto lo logra utilizando con responsabilidad los materiales de construcción, minimizando el consumo de energía no renovable, usando razonablemente el consumo de energía renovable, gestionando los residuos tanto del día a día de consumo como de la construcción y demolición del edificio, teniendo un buen sistema de gestión de aguas, y diseñando tomando encuentra la actuación del clima del contexto del edificio, (tomando ideas tanto de la arquitectura vernácula del lugar como de sistemas pasivos que se puedan aplicar).

Es importante que este concepto se entienda para proceder con el análisis del impacto que tiene sobre estos aspectos el diseño de la envolvente del edificio, y cómo los arquitectos podemos contribuir con el funcionamiento sostenible de nuestros edificios, tomando decisiones de diseño que apoyen estos conceptos.

Bibliografía:

  • [Edwards, 2009] Edwards, Brian. Titulo: Guía básica de la sostenibilidad. Segunda edición ampliada. Barcelona /España. Editorial: Gustavo Gili, 2009
  • [Olgyay, 2010] Olgyay, Victor. Titulo: Arquitectura y Clima, manual de diseño bioclimático para arquitectos y urbanistas. Barcelona/ España: Editorial Gustavo Gili, 2010.
  • U.S. Energy Information Administration, Titulo: Annual Energy Outlook 2010, with projections to 2035. (Abril 2010)
  • [Naciones Unidas , 1987] Naciones Unidas, Titulo Our Common Future. Oxford /Inglaterra. Editorial: Oxford University Press. 1987.

Escrito por: MSDLB

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: